Por Barnaby

Concretamente, 21 millones de dólares (trescientos trillones de euros al cambio, según EA).

Volveré a ello.

Amables lectores, ¿qué les viene a la cabeza cuando piensan en Texas? Cosas como la pena de muerte, George Bush, cabezas de ganado, magnates del petróleo, paletos con peto vaquero bebiendo cerveza en el porche, incesto, Cletus y Brandine… sí, todo eso es correcto.

Pero, al parecer, también es el hogar de Anascape Ltd., una empresa de videojuegos de la que, en los cinco minutos que he dedicado a googlear, no he encontrado una mierda. Así que si alguien sabe qué carajos son, que lo diga, porque lo que es yo…

El caso es que Anascape demandó allá por el 2006 a Sony, Nintendo, Microsoft, Dios, la Virgen, Alá, Buda, y alguien debió convencerles para que no demandaran a Satanás, porque con el ritmo que habían pillado…

Según parece, la demanda había estado en trámite hasta estos días, en los que se ha dado a conocer la sentencia: acusados de infringir las patentes propiedad de Anascape referidas, principalmente, a los mandos de la Cube y la Wii, entre otras muchas cosas, el tribunal ha sentenciado a Nintendo a pagarles la suma anteriormente referida a los interfectos arriba mencionados. Interrogados al respecto, en la compañía nipona han declarado que piensan recurrir la sentencia para bajar la cifra a apoquinar.

Para bajar la cifra.

En ningún momento han declarado que sean inocentes.

Dejo al lector la extracción de conclusiones al respecto.

Es la grandeza de la sociedad norteamericana, amigos, donde una demanda no se pone en base a lo que te han hecho, sino a lo perjudicado que te has podido ver por ello. Así, uno puede demandar perfectamente a una compañía de videojuegos por… no sé… digamos haber engordado, no tener novia con cuarenta años y llevar calcetines de raquetitas (planchados por tu amantísima madre), y no sólo te la admiten a trámite, sino que puedes pedir un gazillón de dólares y habrán grandes posibilidades de que te los den.

Fuente: Vidaextra

Anuncios