Por Barnaby

Quizás algunos de nuestros lectores más jóvenes no recuerden el boom de la prensa del corazón hará cosa de unos ocho o diez años.

En aquel entonces, la gente empezó a hacerse famosa así por nomacs: con salir en un programa durante media hora y soltar la primera estupidez que te pasara por el melón, te asegurabas una pasta gansa en concepto de caché, la posibilidad de ser invitado a más programas y, eso sí, una vida tan efímera como la de una molécula compleja más allá del horizonte de sucesos de un agujero negro.

Pero, aunque sólo durase un mes, te podías hacer de oro y vivir (más) del cuento durante el resto de tu vida.

Ahora la cosa parece haberse relajado un poco; ha perdido el carácter de novedad y la gente ya no presta tanta atención, ergo el fenómeno se ha desinflado. Pero, aún así, siguen habiendo lumbreras que deciden sacarse un dinerillo extra haciendo declaraciones absurdas. Es duro comer de caliente todos los días sin pegar ni chapa.

Así, Noel Gallagher, guitarrista del grupo más cansino, horrible y sobrevalorado de la Historia (después de U2), conocido como Oasis, ha soltado alguna que otra parida para un medio generalista. Lean, lean:

El guitarrista de Oasis, Noel Gallagher, asegura que la oleada de crímenes que está sufriendo la ciudad en los últimos meses podría estar relacionada la afición de muchos jóvenes a las drogas y los “videojuegos violentos”. Gallagher denuncia que si “los niños están toda la noche fumando cannabis, acaban desensibilizándose al crimen porque, además, están jugando con videojuegos”, algo que, a su juicio, es “realmente preocupante”. Igualmente, recordó que estos asesinatos son un problema que cruza todo Reino Unido y que ya no solamente se queda en Londres y se dirigió al primer ministro, Gordon Brown, para exigirle soluciones y le preguntó “qué va a hacer sobre ello”.

No está de más recordar que los hermanos Gallagher podrían dar lecciones de “endrogarse” a Amy Winehouse, Kate Moss y Farruquito (a los tres a la vez y sin despeinarse), y que su hermano Liam se tiró todo el puto concierto de último FIB al que vinieron tirado en el suelo, demasiado borracho incluso para vocalizar.

De todas maneras, es comprensible. Cuando te acostumbras a un tren de vida de alto standing (esto es, ganar cantidades obscenas de dinero sin dar un palo al remo), a veces es necesario hacer alguna declaración de éstas para llamar la atención. Es el equivalente a las chapucillas de fin de semana de los fontaneros.

Pero, a diferencia del honrado oficio de fontanero (bromas de Mario en 3, 2, 1…), abrir la boca para soltar semejantes estupideces y así rapiñar alguna que otra limosna es lo más penoso, triste y patético del mundo.

Búscate un empleo, Noel Gallagher, y hazte un favor a ti mismo.

O hazle un favor al mundo y vete al Himalaya a meditar al lado de un canto rodado. Tápate, que dicen que hace frío.

Fuente: Europa Press

Anuncios