Por: Slyjss

Pure es un juego que ha ido muy de tapadillo, y cuya popularidad ha subido muchos enteros, especialmente si sois seguidores de Akihabara Blues, uno de los primeros sitios donde leí sobre este juego y donde más información y comentarios he encontrado. Pure es un juego de carreras al más puro estilo arcade, donde controlamos quads y nos dedicaremos a realizar carreras llenas de increíbles acrobacias. El caso es que ayer llegó a Xbox Live y a PSN la demo del título, y no fue lo que me esperaba. Creía que me las vería ante un Motorstorm-killer y me encontré con un MX vs ATV hipervitaminado (después de todo, ambos son del mismo estudio). Veamos más en profundidad qué nos muestra la demo.

Lo primero que deberemos hacer en la demo es un sencillo tutorial en el que deberemos cumplir cinco objetivos. El primero es dar una vuelta a un sencillo circuito. El segundo consiste en aprender a realizar la precarga, que consiste mantener el joystick hacia abajo justo antes de una rampa para, en el último segundo, empujarlo hacia arriba, lo que nos permitirá saltar más de lo normal. Después, nos enseñarán a realizar las diferentes acrobacias, uno de los pilares del juego. Se realizan con los botones equis, círculo y triángulo combinados con el joystick, pero no todos se pueden utilizar desde un primer momento. Al principio, sólo utilizaremos la equis, y conforme se rellene la “barra de entusiasmo”, podremos hacer movimientos más espectaculares, primero con círculo y después con triángulo, los más complicados. Si nos la piñamos, perderemos un botón disponible. Esa barra de entusiasmo que llenamos con las acrobacias nos sirve para cumplir el cuarto objetivo: usar un turbo, que si gastamos de golpe nos quitará botones disponibles, obligándonos a llevar un control del turbo. Por último, deberemos usar las técnicas aprendidas para dar una vuelta al circuito en 27 segundos. Esto nos desbloquea una carrera en base a la cual haré los próximos comentarios.

Lo primero que se hace patente al jugar es la espectacularidad gráfica. Creo que posiblemente estemos ante uno de los juegos con mejores texturas (exceptuando al GT5 Prologue) de lo que va de generación. Los escenarios están hechos con mucho detalle, este apartado se ha cuidado mucho. Creo que se han pasado excesivamente con el efecto blur. Sin embargo, para alguien que ha jugado mucho al Motorstorm, están carentes de ciertos elementos. Para empezar, la diferencia entre los tramos de tierra y los de barro son casi indistinguibles a nivel jugable. Derrapan prácticamente igual (siendo este “igual” una barbaridad) y no afectan a la velocidad o la aceleración del vehículo. En realidad, es como si pasase sin pisarlo.

Por otra parte, el nivel de la demo cuenta con un circuito excesivamente lineal. Aunque ofrece un par de rutas, estratégicamente apenas son diferenciables. Imagino que esto es debido a que sólo disponemos de quads, por lo que no se pueden crear rutas específicas para cada vehículo como en Motorstorm. Sin embargo, uno de los redactores de Akihabara Blues nos promete que en la versión final habrá más itinerarios por circuito.

El tema de las acrobacias, que al principio hace mucha gracia, termina siendo repetitivo y se convierte más en una obligación que en algo que realicemos por placer. Una vez hemos probado la mayoría (son 32 en total), deja de resultar tan espectacular como en un primer momento. La IA de los enemigos da bastante pena, ya no porque no sean violentos, sino porque directamente pasan de nuestra cara. Aquí cada uno va a lo suyo, y en ningún momento ves que traten de realizar alguna maniobra para siquiera molestarte: no digamos ya que traten de enviarte al fondo del despeñadero.

Lo poco que he podido escuchar de BSO pintaba muy bien, aunque estoy hasta las narices de que parezca que todos los malditos juegos necesiten tener Woman, de Wolfmother. Primero fue Tony hawk’s Project 8, más tarde Guitar Hero II, luego Motorstorm y ahora este. Sin contar aquellos en los que esté y yo no me haya enterado. Que sí, que la canción está muy bien, pero en su justa medida, ¿no?

Bueno, creo que ya lo he criticado suficientemente, pero no puedo decir que no me haya gustado el juego: es pura adrenalina en vena, espectacular y divertido. Como he dicho al principio, y aunque me haya dedicado mucho a compararlo con este título, no es competencia de Motorstorm. Apuesta más por las acrobacias que por la violencia. Nos prometen que el juego online será una de sus grandes bazas, aunque lamentablemente no está disponible en la demo. Yo animo a todo el mundo (todo el mundo con una PS360, claro) a que se descargue la demo, que no les defraudará.

Anuncios