Mi primer partido con la demo del PES apenas duró hasta mediados de la segunda parte. Apagué la PS3 y me fuí al desván, a sacar la PS2 con el Pro Evolution Soccer 6 (tenía todos los datos de la Liga Master en la Memory Card y todos los equipos con sus nombres verdaderos mediante edición). Jugué un par de partidos. Luego uno a dobles con mi hermano. Y volví a probar la demo del PES 2009. ¿Qué había podido pasar para que un juego tan genial se hubiera convertido en semejante despropósito?

Konami se ha dormido en los laureles. Llevo jugando a la saga de Konami desde el ISS ’98 de la PSX (aunque sé de personas que empezaron todavía antes) y hasta ahora no había habido ni un solo FIFA, NI UNO, que se hubiera acercado lo más mínimo a la calidad del Pro. Vale, podían tener todas las licencias que quisieran, pero la jugabilidad era penosa. El salto a PS2 fué especialmente escandaloso para FIFA, que cada año tenía un juego que había obviado los aciertos del anterior y se dedicaba a reinventarse completamente, lo que culminó en estupideces como la mira telescópica para lanzar faltas. Pero esta vez ha sido Konami quien la ha cagado. El paso a la actual generación le ha sentado como un tiro de escopeta en la rodilla, siendo la herida rociada posteriormente con sal. Ahora parece que PES ha perdido el norte, mientras FIFA se acerca a la simulación (como dije en las Primeras Impresiones que hice del juego hace un par de semanas). Bueno, ahora toca lo difícil. Describir los fallos que adolece el juego.

Balthier, nuestro amigo de Legend SK, describió los menús del PES 2009 como sacados del McDonald’s. Creo que es la definición que más se acerca a la realidad. En fin, la demo nos proporciona la posibilidad de jugar con Francia, Italia, Real Madrid, Barcelona, Liverpool o Manchester United. La única opción que nos permiten cambiar es la de la dificultad del partido, ni tiempo ni estadio ni nada. Seleccionamos nuestra alineación con el mismo menú de siempre y pasamos al partido. Hasta aquí nada horrible, lo malo empieza después.

Comienza el vídeo introductorio: animaciones ortopédicas y un público que sigue estando tan mal realizado como en PES 2008; sólo las caras de los jugadores se salvan, y no todas. El árbitro indica el comienzo del partido y ya empezamos mal. Disculpen, pero creo que alguien se ha confundido de balón: esto es fútbol, los balones no llevan rocas dentro. Porque desde luego, esa es la sensación que da. El balon es realmente pesado y leeeeeeeeento. Mientras que en FIFA el juego es más lento por la simple razón de que potencia el componente táctico, en PES 2009 el juego se ralentiza únicamente porque el balón parece pesar un quintal. El juego sigue teniendo ese componente arcade, pero más lento. Si vas a poderte ir de todos los defensas con un sólo jugador, al menos haz la acción dinámica. A mí que me lo expliquen, no lo entiendo.

Para cuando nos hemos acostumbrado a tener que manejar un balón medicinal, ya nos hemos encontrado con una gran variedad de errores varios. Dejando aparte los bugs (que ya han encontrado en la propia demo, con porteros que parecen volar en los penaltis), el juego apesta bastante. La mayoría de veces superaremos a la defensa porque al chocarnos con ellos la pelota les pasará atravesándole las piernas, o simplemente nos chocaremos y al ser mínimamente más corpulentos que ellos les pasaremos por encima. En general da la sensación de que la defensa sigue siendo un adorno para que cuando les pasemos por encima parezca que hemos hecho algo meritorio. En FIFA se te plantan dos defensas para tí solos y no dudes que por ahí no puedes pasar. Los partidos transcurren, con una lentitud desesperante, mientras esperas que de repente el juego se convierta en un PES 6 HD. pero eso nunca sucede.

Gráficamente, no es que sea gran cosa. Las animaciones son malillas, los modelados sencillos, las equipaciones parecen pegadas al cuerpo del jugador y el césped deja mucho que desear. Al nivel del PES 2008, vamos. El ambiente es penoso. Diría que a lo mejor con los comentaristas mejora, pero viendo los últimos años… no tengo mucha fe en ello. Los cánticos son simplones, sosos y repetitivos. Si juegas con el Madrid te dedicarás a escuchar “Madrid, Madrid” una y otra vez, de forma que no sólo no pasa desapercibidio sino que acaba consiguiendo que le quites el volumen a la tele o te pongas unos cascos para olvidarte de ello.

El caso de PES 2009 ha sido la crónica de una muerte anunciada. Seabass no ha sabido cómo seguir evolucionando las características de su juego, y lo único que ha logrado ha sido destrozar lo que estaba bien. Hace ya un par de meses que nos lo advertían algunos medios: PES 2009 apenas era una versión sin bugs del 2008. Y es evidente que eso no es suficiente. Este año me parece que Konami se quedará al menos con una venta menos que el año pasado. Yo este año reniego completamente del PES.

Anuncios